Empanada de pollo irlandesa

Una típica empanada de pollo irlandesa, con su deliciosa mezcla de jamón, cebollas y puerros y un cremoso toque de nata como relleno. Buenísima.

Receta de empanada de pollo irlandesa

Ingredientes para preparar empanada de pollo irlandesa

  • 2 láminas de mana de hojaldre
  • 1 Kg. de carne de pollo limpia y deshuesada
  • 200 gr. de jamón
  • 2 cucharadas de harina
  • Pimienta molida
  • Sal
  • Un toque de nuez moscada
  • 2 puerros
  • 1 cebolla
  • 75 gr. de mantequilla
  • 125 ml. de caldo de pollo
  • 60 ml. de nata líquida

¿Cómo preparar empanada de pollo irlandesa?

  • La empanada de pollo irlandesa precisa que cortemos la carne de pollo en cubos medianos y que el jamón lo cortemos en tiritas.
  • A continuación, en una bolsa de plástico unimos la harina, la pimienta y la nuez moscada, mezclamos bien y enharinamos los pedazos de pollo.
  • Colocamos una de las láminas de hojaldre en una fuente, troceamos la cebolla y los puerros y disponemos la mitad sobre el hojaldre, formando una primera capa. A continuación, extendemos una segunda capa con la mitad del pollo y el jamón y repetimos la operación con las otras dos mitades de los ingredientes que serán el relleno de la empanada de pollo irlandesa.
  • Echamos un poco de mantequilla derretida por encima del relleno y lo regamos también con el caldo de pollo.
  • Tapamos todo el conjunto con una lámina de masa hojaldrada, haciendo que sobresalga por los lados de la fuente, recortamos y presionamos para que quede bien cerrado y actúe como una tapadera para el relleno y el recipiente. Pintamos de huevo.
  • Hacemos tres cortecitos en la masa para que salga el calor y llevamos a un horno precalentado a 200 ºC. Dejamos hornear la empanada de pollo irlandesa durante 60 minutos y, pasado el tiempo, sacaremos del horno y dejaremos reposar 5 minutos.
  • Echamos la nata líquida por los cortes que practicamos en la masa y dejamos reposar otros 10 minutos.
  • Foto orientativa: Cyron
Nota del autor:

La empanada de pollo irlandesa es una típica comida de celebraciones familiares. Para disfrutar de todo el esplendor de su sabor, se recomienda degustarla el mismo día de su elaboración.